BLOG

¿Tiene mi perro sobrepeso?

El exceso de peso en perros es un grave problema que puede ocasionar enfermedades (o agravarlas) y acortar la esperanza de vida. En España, entre el 20% y el 40% de los canes tienen problemas de peso. ¿Está tu perro entre ellos? ¡Ya no!

Un exceso de chuches, falta de ejercicio físico, comida humana en vez de pienso, esterilización… Son muchos los factores que pueden hacer que un perro aumente de peso, y son muchas las medidas que los dueños podemos utilizar para que lo pierda o, mejor aún, para que no llegue a ganarlo. La primera de estas medidas es simple: ser consciente de que el perro tiene un problema de peso. A continuación, te mostramos cómo comprobarlo.

Cómo saber si un perro tiene sobrepeso

Puedes comprobar si un perro tiene un exceso de kilos mediante:

  • Respiración. ¿Notas que el perro tiene una respiración más agitada cuando jugáis o está más cansado? Es posible que se deba a un exceso de peso.
  • Observación. Comprueba desde arriba su cintura: ¿se le marca o parece todo él hecho de una misma pieza?
  • Palpación. Si tu perro está delgado o tiene su peso, las costillas serán fáciles de palpar; pero si no eres capaz o te cuesta notarlas, ya sabes cuál es el problema.
  • Collar. Si en los últimos meses has tenido que aflojarle el collar o el arnés, también es otra señal.
  • Peso. Acércate al veterinario y pide poder pesarlo.

¿Por qué es tan perjudicial el sobrepeso en perros?

La obesidad en un perro provoca:

  • Mayor incidencia de displasia de cadera
  • Aparición o empeoramiento de la artritis o de la artrosis
  • Roturas de ligamento cruzado
  • Intolerancia al ejercicio
  • Diabetes
  • Problemas de corazón o respiratorios

Viendo todos estos problemas, está claro que no podemos quedarnos de brazos cruzados y que es necesario trazar un plan de adelgazamiento. Recuerda que en estos casos tú eres el único que puede ayudarlo.

¿Cómo conseguir que un perro adelgace?

  1. Visita al veterinario. Cuando vayas a pesar a tu perro al veterinario, aprovecha para consultarle todas tus dudas. Es posible que no pueda perder peso a causa de algún problema que requiera de tratamiento. Por tanto, el consejo veterinario será siempre la mejor opción cuando se empieza un plan de adelgazamiento para perro.
  2. Dieta. El primer paso es establecer una dieta sana:
  • Escoger un pienso bajo en grasa o alto en fibra. La mayoría de las marcas de pienso tienen sus versiones “light” con menos calorías y un efecto saciante. Es posible que a tu perro le cueste acostumbrarse a este nuevo sabor, así que, durante los primeros días, mézclalo con su pienso habitual y ves aumentando gradualmente la proporción del nuevo.
  • Acertar con la cantidad de pienso. Calcula la cantidad según el peso que debería tener el perro, no el actual.
  • Repartir la dosis en varias tomas. Cuantas más tomas de comida le des al día, menor sensación de hambre tendrá. Por eso, procura repartir su dosis en 2 o 3 veces.
  • Eliminar los extras. La lonchita de queso, el trozo de pan o las sobras del filete son extras que no tenemos que dar a nuestro perro, ¡seamos fuertes!
  1. Más ejercicio. ¿Qué es lo segundo que nos recomiendan a las personas cuando nos ponemos a dieta? ¡Ejercicio! Para ello:
  • Incorporar el ejercicio poco a poco. No podemos pretender pasar de 0 a 100 de un día a otro, por lo que empezaremos sumando 10 minutos más
  • Dejarlo suelto. Si las condiciones lo permiten y el lugar es seguro, deja que libere energía, corra detrás de la pelota o juegue con otros perros.
  • Jugar. Ya sea en la calle o en casa, haz que se mantenga activo tirándole su juguete favorito.
  1. Premios. No se trata de privar al perro de sus chuches favoritas, sino de racionarlas. Asimismo, existen premios para perros más saludables y con menos calorías.

¿Y si acabo de esterilizar al perro?

Cuando tomamos la decisión de esterilizar a nuestro perro, son muchos los que nos advierten que puede coger peso. Ten en cuenta que, como consecuencia de la reducción de hormonas sexuales, se produce una ralentización del metabolismo y un aumento del apetito.

Por ello, una vez realizada la esterilización, especialmente en razas con mayor tendencia a la obesidad (labrador, beagle, carlino, Bóxer, pastor alemán…), lo mejor es comenzar con un pienso formulado para perros esterilizados o bajo en calorías.

Si buscas un seguro veterinario de salud para perros, en Mascotsegur te ofrecemos la solución más completa con un reembolso del 80% de los gastos veterinarios, así como un servicio de asistencia telefónica las 24 h. Calcula ahora tu seguro para perros y contrátalo on-line.

Deja tu comenario

Llámanos