BLOG

¡SOS! ¿Cómo puedo evitar que mi gato arañe los muebles?

El sofá, la mesa de centro, el mueble de la entrada… En ocasiones, seguro que tienes la sensación de que tu gato la ha tomado con tus muebles. ¿Por qué lo hará? Te explicamos los motivos y cómo evitar tener que renovar todo el mobiliario de tu casa.

Por qué un gato lo araña y rasca todo

Si eres de los que piensan que tu gato comienza a arañar los muebles por enfado o como signo de venganza por dejarlo solo en casa, estás equivocado. En realidad, tanto arañar como rascar son dos comportamientos totalmente naturales para el gato, motivados por diversas razones:

  • Marcar territorio: lo hacen a través de marcas visuales o de las feromonas que liberan a través de las glándulas que se encuentran entre las almohadillas de sus patas.
  • Limpiar las uñas: no solo con el fin de mantenerlas limpias de restos, sino también para eliminar las capas externas muertas.
  • Estirar: ambos actos lo ayudan a estirar el cuerpo, las articulaciones y las garras.
  • Liberar estrés: ante un momento de frustración o de ansiedad, los gatos utilizan el arañado como método de relajación.

Una vez conocidos los motivos más frecuentes, es importante que sepamos los beneficios que le aporta a un gato arañar o rascar. De esta forma, comprenderemos por qué no debemos regañarlos ni les tenemos que coartar esos actos, sino, simplemente, orientarlos (con mucha paciencia) hacia otras zonas u objetos que no sean los muebles.

Beneficios de arañar o rascar para un gato

La actividad de arañar aporta, entre otros, los siguientes beneficios para los gatos:

  • Agilidad. Al clavar las uñas en una superficie y tirar, la musculatura de la parte superior se tonifica y mejora la agilidad.
  • Defensa. Arañar los ayuda a afilar las uñas, las cuales son imprescindibles para una buena defensa ante una situación de riesgo, así como para poder trepar o sujetarse a algo para evitar caídas.
  • Equilibrio. Las uñas son imprescindibles para mantener el equilibrio y moverse de manera segura. Esto es especialmente importante a la hora de agarrarse al ir por un camino estrecho o de sujetarse sobre una superficie cuando se está acicalando.
  • Relajación. La experiencia de arañar actúa como relajante para un gato.

Consejos para evitar que un gato arañe los muebles

Es importante acostumbrar al gato desde que llega al hogar a utilizar un rascador u otro objeto adecuado para arañar, ya que, si no lo tiene, utilizará el sofá, las cortinas, las sillas, etc.

Si, por falta de prevención o por un cambio en su conducta, tu gato se ha encaprichado de tus muebles, es necesario romper poco a poco con este hábito. Y esto conlleva armarse de paciencia, puesto que su propio olor ya está impregnado en esa zona y eso lo atraerá hacia allí una y otra vez.

Para evitar los arañazos en muebles o en otras zonas que no deseas, sigue los siguientes pasos:

  1. Localiza sus lugares favoritos para rascar.
  2. Una vez localizados, coloca lo más cerca posible otros objetos específicos para ellos (consulta a tu veterinario sobre estos objetos, si es preciso).
  3. Tras instalar nuevos “focos de rascado”, es momento de limpiar las zonas que no deseas que arañe y que ya haya tocado. Para ello, puedes utilizar un neutralizador de olores y, además, cubrir la zona con objetos que no le gusten o que no le sirvan para cumplir su propósito, como algodón o papel.
  4. Para acostumbrarlo a la nueva zona de rascados, comienza jugando con él cerca de la nueva superficie para que la descubra. No lo fuerces.
  5. Cuando se haya acostumbrado a las nuevas zonas (advertencia: pueden pasar semanas), recuerda limpiar nuevamente las superficies que antes arañaba.

Consejo para elegir el objeto de rascado prrrfecto

Por último, te indicamos las características que debe tener un rascador para que a tu gato le chifle y que además sea seguro. No obstante, debes tener presente que cada gato es un mundo, por lo que, si no le sirve lo que te proponemos, deberás probar con diferentes medidas o texturas.

El objeto para rascar perfecto debe tener las siguientes características:

  • Ser estable.
  • Alto, como mínimo de 30 cm.
  • La fibra del tejido es mejor que esté trazada en vertical.
  • Puede ser de fibras, de madera o de cartón.
  • Se puede colocar en las paredes como objeto independiente (un rascador) o en el suelo (en forma de alfombra de esparto).

Recuerda que con el seguro para gatos Mascotsegur, te ofrecemos asistencia telefónica las 24 h para solucionar tus dudas. Contrata ahora tu seguro veterinario.

Deja tu comenario

Llámanos