BLOG

Parvovirus, ¿cómo saber si mi perro está enfermo?

La parvovirosis o parvovirus canino es una enfermedad vírica con graves consecuencias para los perros y puede llegar a ser mortal, especialmente en cachorros. Por eso, y por la importancia que tienen tanto la prevención como las medidas que se deben tomar ante los primeros síntomas, te recomendamos leer este artículo. Una actuación rápida puede salvar la vida de tu perro.

Qué es exactamente el parvovirus y cómo se contagia

El parvovirus canino es un virus de la familia Parvoviridae que afecta principalmente al sistema digestivo de los perros dañando el tracto intestinal y produciendo una bajada de glóbulos blancos. En ocasiones, puede provocar incluso daños cardiacos.

Se transmite por vía oral (de forma directa o indirecta mediante el contacto con heces de un perro ya infectado) y es un virus especialmente resistente. Infecta con mayor frecuencia a perros de más de 6 semanas (momento en el que suele producirse el destete), y con menor frecuencia a perros que ya han sido vacunados.

Una vez se produce el contagio y la infección, el periodo de incubación es de 3 a 8 días.

Síntomas que pueden indicar que un perro tiene parvovirus

Los síntomas del parvovirus son diversos y según pasan los días suelen ir a más. Entre ellos encontramos:

  • Falta de apetito
  • Deshidratación
  • Decaimiento y debilidad generalizada
  • Vómitos persistentes
  • Aparición de fiebre alta
  • Diarrea líquida con aparición de sangre
  • Olor fuerte y desagradable

La recomendación más importante que podemos darte antes de conocer estos síntomas es que, ante la mínima sospecha, acudas lo antes posible al veterinario.

¿Todos los perros se pueden contagiar?

Como ya mencionamos al inicio, los más propensos a un contagio son los perros de más de 6 semanas hasta, aproximadamente, los de 8 meses. Además, aunque puede afectar a cualquier perro, es más común en perros de las siguientes razas: labrador, pastor alemán, dóberman, terrier o rottweiler.

Tratamiento del parvovirus canino

El veterinario establecerá el tratamiento específico a llevar a cabo, ya que siempre dependerá de la sintomatología y el grado de contagio. Por lo general, el tratamiento se inicia combatiendo la deshidratación y controlando la diarrea y el vómito. Además, se administra medicación para prevenir otras infecciones. A partir de esto, el tiempo determinará el éxito del tratamiento.

Prevenir el parvovirus

El contagio en casos como el de este virus se suele producir de manera fortuita, pero sí es cierto que podemos tomar determinadas medidas, especialmente durante los primeros meses de vida del perro.

  • Es importantísimo seguir el calendario de vacunación establecido por el veterinario.
  • Prestar atención en parques y zonas para perros y evitar que nuestra mascota ingiera algo (todos conocemos la afición de muchos por las heces).
  • Si el perro no está vacunado, evitar el contacto con otros perros y no sacarlo a la calle.
  • Una buena higiene mediante la limpieza de patas al llegar a casa y de la correa si esta ha entrado en contacto con el suelo o con otros perros.

Si tu perro tiene parvovirus…

  • Mantenlo fuera del contacto con otros perros.
  • Elimina el parvovirus del ambiente. Dada la resistencia de este virus (tiene capacidad para permanecer en ropa, utensilios, muebles, etc.), es complicado eliminarlo con desinfectantes. El producto más adecuado para eliminarlo es la lejía, ya que se compone de hipoclorito de sodio. Tras la limpieza a fondo, es importante dejar pasar un mínimo de 48 h antes de que el perro regrese al hogar.

Con el seguro veterinario Mascotsegur, te ofrecemos asistencia las 24 horas del día para que tu perro siempre esté cuidado. Con nuestro seguro para perros tendrás asistencia veterinaria en la clínica que elijas y te reembolsaremos el 80% de los gastos. Gana tranquilidad contratando ahora tu seguro.

Deja tu comenario

Llámanos