BLOG

Mi perro no quiere el pienso: ¿qué puedo hacer?

Existen tres tipos de perros: los que devoran en cuanto se les pone pienso en el comedero, los que tardan en comerlo pero terminan haciéndolo y los que ni se acercan. Si tu perro pertenece a este último grupo, te interesará saber el porqué de este comportamiento y, lo más importante, cómo solucionarlo. ¡Te lo contamos!

El apetito de un perro

Antes de conocer las posibles causas que pueden provocar que un perro no coma el pienso, es importante saber que existen factores que influyen en sus ganas de comer.

  • Factores genéticos. Por poner un ejemplo, pocos dueños de labradores se quejarán de que su perro no come, pero sí será más común en los propietarios de un yorkshire, cuyo paladar es más exquisito.
  • Factores sociales. No es lo mismo un perro comiendo solo que en compañía de otros animales, porque en este caso lo hará con más ansia y rapidez para que los otros no se queden con su comida.
  • Factores ambientales. El calor, el frío o los ruidos del ambiente pueden modificar su apetito.

Por qué tu perro no come pienso

Aunque son numerosos los motivos por los que un perro puede perder el apetito, los más frecuentes son:

  • Pienso de mala calidad. Pese a que casi todos los piensos son palatables y atractivos para un perro, es posible que alguno de sus componentes no le guste, o bien le esté sentando mal. Tengamos en cuenta que los piensos de peor calidad no contienen todos los nutrientes esenciales que requiere un perro y en su composición se aprecia claramente la presencia de alimentos muy procesados.
  • Cambio en la alimentación. Es posible que la falta de apetito se deba a un cambio de pienso, o del paso de una comida mucho más apetecible (casera, lata) a pienso, sin haber hecho una introducción paulatina del nuevo alimento.
  • Puede ocurrir que el perro se haya cansado de comer siempre lo mismo.
  • Apatía. Al igual que nos pasa a nosotros, los perros también están tristes y pueden entrar en un estado de apatía que les provoque la pérdida de apetito.
  • Problemas dentales. Una pieza dental dañada o unas encías con sarro o inflamadas pueden provocar dolor al comer el pienso.
  • Enfermedades. La pérdida de apetito puede ser un síntoma único o bien ir acompañado de otros como diarrea, fiebre, vómitos…
  • Exceso de comida. Quizás la dosis que se le esté dando sea superior a la que necesita, de ahí que siempre deje pienso, o que se le esté proporcionando bastante cantidad de otros alimentos mucho más apetecibles (premios, lata, comida casera).

Qué hacer para que tu perro coma pienso

Antes que nada, deberemos asegurarnos de que:

  • el perro esté sano acudiendo al veterinario para una revisión de su estado de salud;
  • el pienso sea de calidad y esté adaptado a su edad y a sus necesidades.

Una vez que hemos descartado que la falta de apetito es a causa de una enfermedad, y tras confirmar que el pienso es el adecuado, podemos probar a seguir los siguientes pasos para que coma:

  1. Quitar de la dieta todo tipo de comida que no sea pienso, incluidos los premios.
  2. Dividir la cantidad de comida diaria en dos tomas (mañana y noche).
  3. Servir la comida en el comedero, esperar unos 15-20 minutos y, si en ese tiempo no se la ha comido, retirarla. Repetir lo mismo en la siguiente toma. Finalmente, el perro acabará comiendo.

Además de estos pasos, se puede recurrir a otros trucos para que el pienso sea más sabroso como, por ejemplo, añadir un poco de agua tibia o, incluso, algo de caldo (sin sal), lo que hará que tenga más sabor, una textura más blanda y se mastique con mayor facilidad.

Cuida la salud de tu perro protegiéndolo de cualquier imprevisto con el seguro para perros Mascotsegur, con el que te reembolsaremos el 80% de los gastos veterinarios. Escoge la modalidad que más se adapte a tus necesidades, calcula tu precio y contrata tu seguro on-line.

Deja tu comenario

Llámanos