BLOG

Mi perro lo destroza todo cuando no estoy en casa, ¿qué puedo hacer?

El mando de la tele mordido, cojines, libros, cables… ¡incluso el sofá! Tener un perro con conducta destructiva en casa es difícil de gestionar no solo por la incertidumbre de desconocer qué nos encontraremos al llegar, sino porque puede provocar una situación de peligro para él.

Te explicamos los motivos por los que los perros lo destrozan todo en casa cuando se quedan solos y varias soluciones que puedes probar. Paciencia, ¡lo conseguirás!

¿Por qué mi perro lo destroza todo?

Más que enfadarnos con él y regañarlo (aviso: no sirve de nada), cuando llegamos a casa y está todo patas arriba, debemos valorar qué puede estar sucediendo para que se comporte así. Además, es importante tener siempre presente en esta valoración la edad del perro, diferenciando entre el comportamiento de los perros jóvenes, los cuales se encuentran en fase de aprendizaje y es posible que no tengan claro con qué objetos pueden jugar o no, y los perros adultos, cuyos motivos de destrozo pueden ser múltiples: aburrimiento, ansiedad por separación, energía acumulada, educación incorrecta, etc.

  • Aburrimiento

Al igual que nosotros, ellos también se aburren. Cuando las horas pasan y pasan, siempre buscan una forma de entretenerse. Algunos lo hacen ladrando, otros inspeccionando la basura, otros jugando con sus cosas, y luego están los que destrozan todo lo que encuentran.

  • Ansiedad por separación

Este es uno de los principales motivos del desarrollo de una conducta destructiva, especialmente en perros jóvenes o en aquellos que se han visto expuestos a un gran cambio (mudanza, cambio de rutinas y horarios, pérdidas). Nunca debemos olvidar que los perros son animales familiares, que necesitan contacto, jugar y sentirse seguros. Por eso, cuando no lo tienen, la ansiedad de estar solos se convierte en pánico, lo que les lleva a buscar una salida destrozándolo todo a su paso.

  • Exceso de energía

Los perros, y en especial aquellos que pertenecen a razas cazadoras, pastores o guardianes, necesitan gastar energía. Por eso, el problema del destrozo muchas veces viene ocasionado por un exceso de energía acumulado. Si no los sacamos a ejercitarse antes de dejarlos solos durante largo tiempo, o los paseos diarios no son suficientes, liberarán esa energía en cualquier cosa que consideren entretenida. Y en una casa hay muchas de esas cosas.

  • Estrés

Los humanos vivimos estresados y los perros también. Paseos rápidos, ruidos, obras en la calle o cambios en el ambiente son algunos de los factores que pueden llevar a un perro a estar estresado. ¿Y cómo lo solucionan? Mordiendo y masticando objetos.

  • Educación incorrecta

Cuando los perros son cachorros, es normal que todo nos haga gracia: si coge una zapatilla, si sale pitando con los calcetines en la boca, si investiga en profundidad el rollo de papel higiénico… Pero si, en ese momento, no se corrige el comportamiento, sino que se aprueba y refuerza, después de 3 años continuará haciendo lo mismo y ya no nos hará tanta gracia.

  • Enfermedad

Es necesario descartar que la causa sea una enfermedad, especialmente cuando la conducta destructiva continúa durante largo tiempo. Problemas digestivos, polifagia, problemas neurológicos, hiperactividad o ansiedad pueden ser algunas de las enfermedades que originen esta conducta.

Cómo evitar que un perro lo destroce todo

Como siempre, la mejor forma de evitar la conducta destructiva de un perro es la prevención, es decir, educándolo desde que llega a casa y no permitiendo conductas que luego puedan ir a más (véase el ejemplo del apartado Educación incorrecta).

En cuanto a solucionarlo, aquí te dejamos unos cuantos consejos que puedes probar:

  • Mejorar los paseos y el ejercicio. Especialmente en perros con mucha energía, no todo es cuestión de dar muchos paseos al día, sino de mejorar la calidad de estos. Es decir, debemos procurar pasear más tiempo y, durante este rato, jugar, ponerle pruebas, estimular su olfato. En el caso de que no dispongamos de ese tiempo, la solución es contratar a alguien que lo pueda hacer.
  • Dosificar la excitación. Una cosa son paseos largos en los que realizamos diferentes actividades (juego, estimulación, calma), y otra bien distinta es un paseo de 10 minutos mientras le tiramos la pelota. El perro vuelve con la lengua colgando, pero excitado. Evitémoslo.
  • Mejorar su confianza. Si el perro padece ansiedad por separación, debemos centrarnos en trabajar la adaptación a quedarse solo. Podemos comenzar alargando paulatinamente el periodo que pasamos fuera de casa (esto es muy importante cuando son cachorros, pasan por un cambio o son adoptados). Si nos es imposible hacerlo, podemos pedirle a alguien cercano que se acerque a casa a ver al perro y que esté un rato con él.
  • Evitar las zonas estresantes. Aunque es difícil si vives en una ciudad, es importante que los paseos de antes de quedarse solo durante horas no lo alteren y lo pongan nervioso, ya que eso se lo llevará a casa.
  • Instalar una barrera. Una barrera para niños es una solución que nos permite acortar el espacio, especialmente si queremos mantenerlo alejado de zonas más conflictivas o peligrosas. Procura que esto lo vea como algo normal y que no sea un elemento que solo instalas cuando se va a quedar solo.
  • Mantenerlo entretenido. Ante todo, sus juguetes no deben parecerse a nada de lo que suele destrozar (¿quién inventó el que tiene forma de mando?). Para ello existen los juguetes de inteligencia o los de tipo Kong. Este último es muy entretenido, ya que los obliga a sacar el premio de dentro (si lo congelamos antes de dejárselo, más tiempo estará intentándolo).
  • Esconder premios. Otra forma de evitar el aburrimiento es escondiéndole chucherías por casa. En vez de barritas o algo pequeño, puedes dejarle algún día un hueso prensado.

Recuerda que si nada de esto funciona y temes que su conducta le ocasione daño, o te está provocando a ti ansiedad, lo mejor siempre será consultar a un especialista, ya sea un veterinario o un etólogo canino, para que te pueda orientar. No regañes a tu perro, conoce la causa y poneos manos a la obra para devolver la tranquilidad al hogar. ¡Ánimo!

Con el seguro veterinario Mascotsegur, encontrarás el servicio de orientación telefónica, así como descuentos en adiestradores y otros profesionales a través del Club Mascocard. Si aún no tienes tu seguro para perros, ¡contrátalo!

Deja tu comenario

Llámanos