BLOG

Mi mascota se ha perdido, ¿qué hago?

Una de las situaciones más angustiosas y estresantes que puede vivir el dueño de una mascota es que esta se pierda. Te ofrecemos una guía esencial con los primeros pasos que se deben dar, ya que las primeras horas son cruciales para localizar a un gato o perro extraviado.

La importancia de tenerlo todo en orden

Los perros, pese al gran amor que sienten por sus dueños, pueden, bien por despiste mientras juegan, bien por experimentar miedo tras escuchar un ruido extraño, alejarse de nosotros en un momento dado. Si cuando esto ocurre no nos damos cuenta y después no responden a nuestra llamada, pueden terminar perdiéndose. Por ello, es necesario tomar ciertas medidas para que esto no suceda, comenzando por las reguladas por ley.

  • El microchip. Tanto la legislación europea como las distintas leyes autonómicas en España dictaminan que todos los perros deben estar identificados con un microchip. Este sistema, el cual se introduce en el cuello del animal y contiene un número de 15 dígitos exclusivo para cada mascota, es fundamental para encontrarla en caso de pérdida o robo. Además, no solo es útil en estos casos, sino que es fundamental para el control del abandono.
  • El registro. Por otra parte, tanto perros como gatos deben ser inscritos en los correspondientes registros de la población en la que se resida. Ambos trámites deben ser realizados en la consulta del veterinario dentro de los 3 primeros meses de edad. En el caso de perros o gatos adoptados, por normal general, es la protectora la que se encarga de efectuar estos trámites antes de entregar la mascota a sus nuevas familias.

En cada momento, una precaución

  • Cuando vamos de paseo. Asimismo, no debemos olvidar la obligación de llevar a los perros con correa y, en el caso de los catalogados como raza peligrosa, también con bozal. La correa nos proporcionará control, evitando que el perro comience una huida por un susto o se separe de nosotros.
  • Cuando están sueltos. En el caso de que dispongas de una zona al aire libre en la que esté permitido que los animales anden sueltos, es fundamental no perderlos de vista. Ya sabes que cuando se ponen a jugar o a investigar, es posible que les cueste más escuchar la llamada o que se alejen con facilidad. Si le cuesta hacer caso a tu llamada, es un perro miedoso o se acerca la época de petardos, te recomendamos localizar una zona vallada donde pueda estar suelto o, mejor aún, no arriesgar y llevarlo con correa.

Qué hacer si se pierde mi perro

Ojalá esto no suceda nunca, pero, si así ocurre, lo primero es mantener la calma y seguir los siguientes pasos:

  1. Comienza por buscar por la zona en la que ha desaparecido llamándolo o silbando; pasea especialmente por aquellos puntos del recorrido que sabes que le son familiares o por los que previamente hayáis pasado.
  2. Pregunta también a la gente con la que te vayas cruzando y a los dueños de otros perros que estuviesen en el lugar (puede que tu perro esté con uno de ellos).
  3. Si tras unas horas no lo has encontrado, localiza los 15 dígitos del microchip en la tarjeta que recibes al identificarlo o en la cartilla veterinaria.
  4. El siguiente paso es acudir con esta información a las autoridades más cercanas (Policía Local, Nacional, Guardia Civil o Ayuntamiento) para denunciar los hechos. Allí te pedirán más datos sobre tu mascota (edad, nombre, raza, lugar donde se ha producido la pérdida) y darán aviso de ello. Además, es necesario llamar a la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC) para avisar de su desaparición. De esta forma, si el perro es recogido por una protectora o es localizado en otro lugar, el REIAC será avisado a través de la lectura del microchip.
  5. Además, nunca está de más preguntar en protectoras, pegar carteles por la zona y pedir ayuda a los amigos o vecinos para que ellos también recorran los lugares cercanos y estén pendientes. Por su parte, las redes sociales y medios locales también pueden serte de utilidad para difundir el mensaje.

¿Y si es un gato el que se ha perdido?

Al igual que en el caso de los perros, los gatos deben estar correctamente identificados y registrados. Si se trata de un gato casero, comprueba todos los rincones de casa y, si suele tener acceso al exterior, los sitios donde normalmente se sitúa. Si sospechas que se ha podido caer, búscalo por la zona, ya que lo más habitual es que esté asustado sin moverse. Si tras esto sigues sin localizarlo, debes seguir los mismos pasos que anteriormente hemos descrito.

Si tu perro o tu gato se ha perdido, en Mascotsegur estamos a tu lado ofreciéndote ayuda para encontrarlo a través de nuestro servicio de asistencia telefónica. Porque sabemos que para ti tu mascota es uno más de la familia, además del seguro veterinario incluimos en todas las pólizas un sinfín de servicios de información, asesoramiento, orientación y asistencia en viaje. Para más información, no dudes en contactar con nosotros.

Deja tu comenario

Llámanos