Inicio¡Mi gato no quiere entrar en el transportín!

BLOG

¡Mi gato no quiere entrar en el transportín!

Inicio¡Mi gato no quiere entrar en el transportín!

Una de las situaciones más complicadas en la relación con tu gato es, sin duda, el momento en el que tienes que sacarlo de casa.

Como dueño de gato ya conoces muchas de las peculiaridades que adornan su carácter y seguro que habrás tenido más de una pelea para transportarle.

Cómo utilizar un transportín

Una de estas peculiaridades es su sentido del territorio. A tu gato le gusta vivir en “su casa”, rodeado de sus objetos, de sus olores…, incluso los ritmos vitales de la casa le afectan. Seguro que en las ocasiones en las que tienes visitas en casa, tu gato es el más consciente de los cambios que supone tener invitados, llegando incluso a enfadarse y a mostrarse más esquivo.

Por ello, es aconsejable no desplazarlo cuando tienes que hacer pequeños viajes. Es mejor pedir a alguien de confianza que se acerque a la vivienda para cuidar de su alimentación e higiene y no hacerle sufrir con un cambio de espacio.

Sin embargo, en momentos puntuales no te quedará más remedio que sacar a tu felino de su cómodo entorno. Es en ese instante en el que pondrá de manifiesto su carácter independiente negándose a entrar en el transportín. Aunque proteste, maúlle e incluso pueda llegar a bufar con insistencia, no debes ceder. Sé fuerte y ármate de paciencia y cariño, puesto que la forma más segura de viajar con un gato es dentro de un transportín.

Los hay de diferentes materiales, aunque por seguridad es mejor que elijas aquel que sea rígido. En cuanto al tamaño, has de comprobar que sea el adecuado, que permita a tu mascota ponerse de pie y girarse sin problema. Una vez aclarado este punto, llega el momento decisivo: meter al gato en el transportín.

Este punto es complicado, ya que, como te comentábamos antes, los gatos son muy sensibles a los olores y a los cambios de espacio. Para lograr que el viaje o la simple visita al veterinario no resulten traumáticos para él, has de ser previsor y acostumbrar al gato al transportín.

Días antes de ese complicado momento, deja el transportín desmontado en un lugar visible de la casa. Permite a tu mascota que entre y salga con confianza. Que lo impregne de su olor. Cuando ya le resulte familiar, colócale la tapa sin poner la portilla y deja que realice la misma operación durante días.

Juega con él cerca del transportín, lánzale juguetes dentro. Que compruebe que puede entrar y salir con facilidad, que se habitúe al entorno. De esta forma, en el momento en el que tengas que introducirlo y cerrar la puerta no se sentirá aislado en un entorno extraño y no supondrá una pelea entre tú y él, en la que seguro tú puedes salir un poco más mal parado.

También resulta aconsejable meter dentro del transportín algún objeto al que tu gato tenga aprecio: la manta en la que duerme, un peluche o juguete que le guste.

El traslado en transportín

Has de ser muy cuidadoso en el traslado del animal una vez que esté dentro. Procura que el balanceo sea el más leve posible. Para ello, además de sujetarlo por el asa, hazlo también por la parte inferior.

Si el motivo del desplazamiento incluye un viaje en avión o en cualquier transporte público donde no puedas llevarlo contigo y deba ir en el maletero o en la bodega, es importante que asegures bien el transportín. Por seguridad y para que no se abra en algún golpe, utiliza bridas o cinta de embalar.

Los compartimentos destinados a las maletas, que es el lugar en el que van a colocar a tu gato, suelen tener temperaturas bajas. Coloca alguna manta dentro del transportín para que pueda refugiarse.

Si el transporte es con dirección al veterinario, esperamos que este le caiga bien y tenga una grata experiencia. A ver si así quiere repetir y el próximo viaje es menos movido.

Como ves, con un poco de anticipación y paciencia, meter a tu gato en el transportín no es tan difícil.

Si buscas un seguro veterinario para gatos que os proteja ante cualquier imprevisto, incluya asistencia en viaje o con el que puedas acudir al veterinario que desees, en Mascotsegur estamos para ayudarte. Nuestras modalidades de seguro para mascotas os darán la solución más adecuada a vuestras necesidades con un reembolso del 80% de los gastos de consultas, visitas y actos vinculados a una intervención quirúrgica, y con asistencia telefónica 24 h. Calcula el precio de tu seguro veterinario y contrata on-line en menos de 2 minutos.

Deja tu comenario

Llámanos