BLOG

Menstruación en la perra: todo lo que necesitas saber

Si tienes una hembra en casa y no está esterilizada, es posible que sean muchas las dudas que te surjan en torno a la menstruación de las perras. ¿Cuándo se produce por primera vez? ¿Además del sangrado, ocurre algo más? ¿Debo tomar alguna medida? A continuación, explicamos cómo es este ciclo y qué podemos hacer.

¿Cuándo aparece la menstruación en las perras?

El primer ciclo menstrual de las perras, también conocido como celo, suele llegar entre los 9 y los 12 meses de edad, momento en el que la perra alcanza su madurez sexual. Tras el primer celo, este se repite cada 6 meses durante toda su vida.

El ciclo menstrual de las perras

La menstruación o celo de las perras se compone de cuatro etapas:

  • Proestro. En esta primera etapa, que suele durar entre 6 y 15 días, la vulva de la perra se hincha y segrega un flujo de color marrón-rojizo.
  • Estro. En esta segunda etapa, de unos 9 días de duración aproximadamente, la vulva continúa hinchada y el flujo se vuelve de color rosado. En este momento la perra está más receptiva a los machos, por lo que el riesgo de embarazo es muy alto.
  • Diestro. Esta es la etapa de mayor duración, que puede oscilar entre los 50 y los 80 días en función de cada perra. Su cuerpo puede actuar como si estuviese embarazada, pudiendo producirse un embarazo psicológico, y ya no hay sangrado.
  • Anestro. Es la etapa de reposo, sin actividad ovárica ni interés sexual, a la espera del siguiente celo.

Síntomas que indican que una perra va a tener el celo

Cuando el celo se aproxima, una perra experimenta diversos cambios en su físico y en su comportamiento, producidos por la carga hormonal que este ciclo representa.

  • Cambios en el estado de ánimo: puedes notarla más decaída o más irascible o excitada con otros perros.
  • Pezones hinchados, aunque esto no siempre ocurre.
  • Inflamación de la vulva: de forma leve o más notable (esto varía mucho de una perra a otra).
  • Interés de los machos: estos pueden oler el cambio en sus hormonas, por lo que se mostrarán más insistentes en el momento de olfatearla.
  • Presencia de sangrado vaginal: es el indicador más claro de que el ciclo menstrual ha comenzado.

Que estos síntomas sean más o menos evidentes siempre dependerá de muchos factores, como la raza o el tamaño de la perra.

Embarazo psicológico en una perra tras el celo

Como hemos comentado, durante la etapa del diestro es posible que se produzca un embarazo psicológico o pseudogestación. Esta situación es muy frustrante para una perra, como también para los dueños, y se comportará de manera anormal: puede segregar leche por las mamas, no querer salir a la calle o adoptar peluches por la falta de cachorros.

Cuidados de una perra en celo

Durante los días que dure el celo en nuestra perra, es aconsejable tomar precauciones extra, especialmente si no deseamos una camada.

  • Pasear con correa. Así evitarás que pueda escaparse o que tenga contacto con machos.
  • No soltarla. Aunque tu perra sea obediente, durante la menstruación es probable que se guíe por la necesidad de apareamiento.
  • Evitar a los machos. Durante el paseo, al cruzarte con otros perros, pregunta si es un macho y advierte al dueño de que la hembra está en celo. Así ambos tomaréis precauciones para que no se produzca la monta.
  • Extra de cariño. Es muy probable que notes a tu perra más mimosa o un poco decaída durante esos días, por lo que unos mimos no le vendrán mal.
  • Cuidar la higiene. Puedes limpiar la zona perianal con una gasa ligeramente humedecida una vez al día, pero no bañes a tu perra mientras haya sangrado porque podría ocasionarse una infección vaginal.
  • Proporcionar un lugar cómodo y seguro. Si tu perra convive con otro animal, es posible que quiera estar más apartada. Habilítale un rincón tranquilo de la casa con una cama mullida y sus juguetes, y ya tendrá listo su refugio.

Recuerda que la mejor forma de evitar los cambios durante el celo en una perra, camadas indeseadas y de prevenir enfermedades, como tumores en las mamas, es mediante la esterilización. Consulta a tu veterinario cualquier duda referente a esta intervención.

Deja tu comenario

Llámanos