¿Cada cuánto debo llevar a mi mascota al veterinario?

Las revisiones periódicas de nuestras mascotas son fundamentales para prevenir enfermedades y garantizar que disfrutan de la calidad de vida y el bienestar que se merecen. Pero ¿cada cuánto tenemos que acudir con nuestro peludo a la clínica veterinaria?  La respuesta corta es que debes hacerlo al menos una vez al año, aunque esto dependerá, por supuesto, de su condición física y de la etapa de la vida en la que se encuentre.

Cuando son cachorros

Cuando el animal es muy pequeño, existen una serie de visitas a la clínica veterinaria que deben hacerse indefectiblemente. Por una parte, porque hay algunas vacunas esenciales que deben ponerse cuando el animal es cachorro y, por otra, porque en esta etapa de su vida los animales necesitan un control muy riguroso para asegurar que se están desarrollando con normalidad.

En cuanto a las vacunas, es importante proteger a nuestra mascota durante los primeros meses de vida de las siguientes enfermedades: parvovirus, moquillo y rabia en perros y gatos, y leucemia felina en gatos. Por ello, será esencial acudir a la clínica veterinaria a los pocos días de que el cachorro haya llegado a casa, de forma que pueda ser examinado por el veterinario y se pueda establecer el calendario de vacunación. En esta primera visita, además, el veterinario acostumbra a aprovechar para fijar el calendario de desparasitación interna (gusanos intestinales) y externa (pulgas, garrapatas, etc.).

Por último, es importante recordar que durante las primeras semanas de vida del cachorro deberá obtenerse la tarjeta sanitaria y proceder a su identificación mediante microchip.

Cuando son adultos

En el caso de animales adultos, lo recomendable es acudir con ellos al veterinario al menos una vez al año, de forma que pueda realizarse un examen completo que garantice que no sufren ningún problema de salud. Hay que tener en cuenta que existen ciertas enfermedades que cursan sin síntomas en sus etapas iniciales, por lo que las visitas regulares al veterinario se convierten en la única forma de prevenir complicaciones y problemas de salud graves.

Pero ¿qué debe evaluarse en estas visitas? Pues prácticamente todo: corazón, pulmones, tensión arterial, oídos, ojos, boca, piel, pelaje… La revisión médica anual debe servir para que nuestra mascota sea examinada al completo.

A partir de los 7-8 años, es importante que sometamos a nuestra mascota a exámenes geriátricos para poder detectar a tiempo enfermedades típicas de la vejez, tales como la artrosis, ciertas dolencias cardíacas o problemas digestivos o metabólicos.

Además, otro momento que debemos tener en especial consideración es el embarazo. Durante la gestación de nuestra perra o gata debemos acudir regularmente a los chequeos médicos que establezca el veterinario para confirmar que todo está transcurriendo con normalidad. En estas visitas, por otra parte, el profesional ofrece indicaciones sobre las pautas de alimentación y otros cuidados que deben tenerse en cuenta.

Al margen de estas revisiones periódicas, y como resulta lógico, debemos ir a un servicio de Urgencias veterinarias si nuestra mascota sufre cualquier tipo de problema de salud repentino (diarrea, vómitos, intoxicaciones, picaduras de insectos…).

Por otra parte, la forma más eficaz y segura de cuidar de tu mascota es contratando un seguro veterinario que la proteja de cualquier imprevisto. Las modalidades de seguro para mascotas de Mascotsegur ofrecen la solución más adecuada a vuestras necesidades con un reembolso del 80 % de los gastos de consultas, visitas y actos vinculados a una intervención quirúrgica, además de asistencia telefónica 24 horas. Calcula el precio de tu seguro veterinario y contrátalo on-line en menos de 2 minutos.

Deja tu comenario

Llámanos