Disminución del estrés y otros beneficios de tener un gato

Como amante de los felinos, seguro que disfrutas de todas las alegrías que su compañía te aporta. Aunque no siempre seas consciente de ello, son muchos los beneficios de tener un gato. A continuación, te contamos algunos.

La suerte de tener un gato

  1. Los ronroneos que tu gato emite cuando lo acaricias o cuando descansa con placidez sobre tu regazo son un regalo para tu corazón. Esas pequeñas vibraciones las recibe tu tensión arterial como un suave masaje, ayudando a rebajarla. Esa leve música emitida por tu gato alivia el estrés, permitiendo que tus músculos y tu cerebro se preparen mejor para el sueño y el descanso.
  2. Otro de los muchos beneficios de un gato es su capacidad para animar a los enfermos de depresión a realizar tareas rutinarias. Los cuidados diarios de alimentación, cepillado e higiene que requiere un gato obligan a su dueño a mantener la mente ocupada, y lo fuerzan a una actividad que quizás no realizaría al estar condicionado por esa enfermedad invalidante.
  3. La soledad se alejará de tu vida si la compartes con un gato. Tus llegadas a casa serán recibidas con suaves ronroneos llenos de mimos. Sus movimientos cadenciosos te acompañarán en cada paso que des, sobre todo si decides descansar un rato en el sofá. Seguro que en ese momento te buscará para que lo acaricies, un simple gesto que te permitirá relajarte y olvidarte del ajetreo diario.
  4. Observar a un gato, sobre todo en los últimos momentos del día cuando su instinto lo anima a moverse, es un espectáculo que solo pueden disfrutar sus dueños.
  5. Su curiosidad y sus deseos de descubrir rincones y lugares de cada cuarto te mantendrán entretenido, y seguro que llenarán tu vida de sonrisas.
  6. Los niños que crecen compartiendo espacio con un gato tienden a desarrollar primero actitudes de responsabilidad. Son conscientes de las necesidades y de los cuidados que su mascota necesita y quieren participar de estos.

Qué necesita tu gato

Todos estos beneficios que aportan los gatos, para ti y para tu familia, le han de ser devueltos a tu gato en forma de atenciones. Es un ser vivo que depende de ti y que necesita tus cuidados.

  • Presta especial atención a la higiene de su arenero. Los gatos son animales muy limpios y precisan sentir que su entorno también lo está. Recoge sus excrementos con periodicidad, así evitarás malos olores.
  • Vigila su alimentación. No le des comida para humanos. Su organismo no está adaptado para las grasas que nosotros consumimos. Un buen pienso le aporta todo lo necesario para mantenerse fuerte y para que su piel y su pelo luzcan sanos.
  • Ajusta el tipo de pienso a la edad de tu gato. Es importante darle un pienso específico si está castrado.
  • Muéstrate receptivo a sus demandas de afecto y de cariño, pero aprende a respetar sus tiempos y espacios. Los gatos son muy independientes y en ocasiones necesitan estar solos.
  • Respeta sus horas de descanso. A los gatos les encanta tumbarse en lugares cálidos y soleados durante largos periodos. No permitas que nadie los asuste o los despierte con brusquedad tan solo para observar su reacción.

Si necesitas más información sobre un seguro veterinario para gatos que os proteja ante cualquier imprevisto, en Mascotsegur te ayudamos. Nuestras modalidades de seguro para mascotas os darán la solución que mejor se adapte a vuestras necesidades con un reembolso del 80% de los gastos de consultas, visitas y actos vinculados a una intervención quirúrgica, y con asistencia telefónica 24 h. Calcula el precio de tu seguro veterinario y contrata on-line en menos de 2 minutos.

Deja tu comenario

Llámanos