BLOG

10 cosas que debes tener en cuenta antes de adoptar un gato

Adoptar una mascota es una experiencia muy gratificante que permite incorporar un miembro más en la familia, pero también se debe ser consciente de la dedicación y responsabilidad que conlleva. Si te estás planteando adoptar un gato, pregúntate: ¿estás realmente preparado? ¡Te ayudamos  a salir de dudas!

10 preguntas que debes hacerte antes de adoptar un gato

  1. ¿Tu vivienda es apta?

El lugar donde vives es uno de los primeros aspectos a tener en cuenta. Por ejemplo, si vives en una casa alquilada, deberás asegurarte de que el propietario permite que haya un animal en la casa. Asimismo, los gatos necesitan disponer de espacios diferenciados para sentirse cómodos (una zona de aseo, una para comer, otra para descansar), por lo que los pisos muy pequeños o de un solo espacio puede que no sean la opción más adecuada para ellos.

  1. ¿Cuentas con espacio exterior?

En el caso de no contar con acceso al exterior (un balcón, terraza, patio o jardín), es importante tener espacio para una buena zona de juegos donde el gato pueda estimularse. Por otro lado, no hay que olvidar la gran afición de los felinos a asomarse a las ventanas, más si estas dan a la calle.

  1. ¿Todos están de acuerdo?

Si no vives solo, todos en casa debéis estar de acuerdo en compartir el espacio con un gato (hay que aceptar que probablemente se hará el dueño del hogar). Aunque tú seas el principal responsable de su cuidado, el resto también debe comprometerse a respetar al animal, así como a aceptar sus pequeñas manías y su espacio.

  1. ¿Tienes alergia?

Quizás este aspecto sea de los más olvidados, pero posiblemente es el más fundamental. Algunas personas son alérgicas al pelo de gato o incluso a la grasa de su piel o a su saliva. Y ya sabemos lo que implican las alergias: estornudos, urticaria, asma… Por tanto, antes de traer a un felino a casa, es importante que compruebes que todos podréis vivir con él sin necesidad de tomar medicamentos. Si no sabes si sufres alergia, una buena idea es que visites una casa donde haya un gato durante varios días y pases un tiempo con él.

  1. ¿Hay otros animales en casa?

Si en la casa hay otros gatos o perros, se debe tener en cuenta que no todos están dispuestos a compartir el espacio con otro animal. Además, en el caso de los gatos, que suelen ser bastante territoriales y asustadizos, la convivencia con otra mascota puede suponerles cierto estrés. Para evitarlo, asesórate bien antes con un profesional a quien puedas explicarle detalladamente el temperamento y la historia pasada de cada animal con el que convives.

  1. ¿Tienes tiempo?

El proceso de adaptación al hogar por parte de un gato requiere tiempo y paciencia. A esto hay que sumar el tiempo que implica para una persona limpiar el arenero, poner comida 1 o 2 veces al día, jugar con la mascota… Un gato necesita atención todos los días, aunque comparta espacio con otro animal.

  1. ¿Puedes asumir los gastos?

Además de los gastos en comida, juguetes y accesorios de higiene, hay que tener en cuenta los gastos veterinarios: microchip, vacunación, desparasitación, esterilización y los posibles problemas que pueden surgir a lo largo de su vida. La opción de un seguro para gatos como Mascotsegur, que cubre el 80% de los gastos veterinarios, puede ser de gran ayuda en este caso.

  1. ¿Adoptar un gato joven o uno adulto?

Un gatito joven requiere de más cuidados y más tiempo de dedicación que un gato adulto, sobre todo en lo relativo a educación. Los gatitos son muy activos y hay que enseñarles. En cambio, si es un gato adulto, no hará falta enseñárselo todo, aunque sí deberemos acompañarlo en la adaptación al nuevo hogar, a la familia y a las costumbres de todos.

  1. ¿Qué raza es mejor?

Cada raza tiene su temperamento y sus necesidades. Por ejemplo, si es un gato de raza de pelo largo, a las rutinas diarias habrá que sumar el tiempo de cepillado; y en el caso de las razas de tamaño más grande, estas requerirán de más cantidad de alimento y más espacio. Por tanto, toda raza tiene sus pros y sus contras.

  1. ¿Hembra o macho?

El sexo del gato va a marcar ciertas diferencias en cuanto a carácter y convivencia, por lo que es importante elegir el que mejor se adapte a nuestro estilo de vida. Respecto a los machos, hay que señalar que son más propensos a explorar el exterior y a marcar territorio, disfrutan pasando tiempo solos y suelen ser más activos. En cuanto a las hembras, tienden a ser más cariñosas y dóciles, les gusta tener compañía y maúllan cuando están en celo. Cabe recordar que muchos de los comportamientos referentes a la territorialidad o a los maullidos suelen desaparecer con la esterilización (muchas protectoras exigen que se realice en el momento de adoptar para evitar camadas indeseadas y nuevos abandonos).

Una vez hayas respondido a estas cuestiones, ya sabrás si estás preparado para adoptar un gato. Si es que sí, seguro que os haréis muy felices el uno al otro. Si es que no, nunca se sabe cuándo las circunstancias podrán cambiar.

Si buscas proteger a tu mascota con un seguro veterinario para gatos, en Mascotsegur te ofrecemos la solución más completa con un reembolso del 80% de los gastos veterinarios, así como un servicio de asistencia telefónica las 24 h. Calcula ahora tu seguro para gatos y contrátalo on-line.

Deja tu comenario

Llámanos